08/12/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

“Merlina” de Tim Burton llega a Netflix: joven y alocada

Niña pálida de maligna inocencia, Merlina Addams desembarca en su serial teen de la mano de Tim Burton en Merlina, que se estrenó en Netflix un miércoles haciéndole honor al nombre original del personaje (“Wednesday”).

Responsable de hitos góticos del cine como Beetlejuice o El joven manos de tijera, Burton es productor ejecutivo y director de los primeros cuatro episodios de la temporada (de ocho), que tiene a Jenna Ortega (Scream) como encarnación latina de la criatura.

La actriz de ascendencia mejicana es una Merlina adolescente internada por sus padres Gomez (Luis Guzmán) y Morticia (Catherine Zeta-Jones) en la Academia Nunca Más luego de que ella se mandara una travesura sangrienta con pirañas en el secundario al que concurría.

En un castillo medieval donde los estudiantes son vampiros, sirenas o lobisones Merlina se relacionará con compañeros como la alegre Enid Sinclair (Emma Myers), el taciturno Xavier Thorpe (Percy Hynes White) y su competitiva novia Bianca Barclay (Joy Sunday) o el galán Tyler Galpin (Hunter Doohan).

De uñas y trenzado pelo oscuros y alérgica al color, Merlina es una joven seria que va lanzando por ahí frases sentenciosas (“las redes sociales son un vacío desmoralizador”) mientras cultiva algún que otro talento escondido.

En su papel de escritora de novelas y psíquica le toca desentrañar una serie de extrañas y monstruosas muertes que acechan a la localidad cercana así como un remoto asesinato vinculado a su clan, a la vez que emergen a la luz oscuros secretos de la institución educativa a la que ha ido a parar.

Así se las ve con autoridades como la directora de Nunca Más y ex compañera escolar de su madre Larisa Weems (Gwendoline Christie) o la profesora Marilyn Thornhill (Christina Ricci, que hizo de una icónica Merlina en Los locos Addams de Barry Sonnenfeld en 1991).

La estancia puertas afuera del excéntrico hogar no impide la presencia intermitente de la parentela Addams, desde los citados Gomez y Morticia al hermano Pericles (Isaac Ordonez), el pelado tío Lucas (Fred Armisen), el mayordomo Largo (George Burcea) y la recordada mano Dedos (Victor Dorobantu), que es enviada a espiar a la díscola Merlina.

Ortega era ficha cantada para el rol, siendo que la californiana viene actuando en películas que mixturan terror y comedia como Studio 666 (con Dave Grohl), The babysitter: Killer queen o American carnage.

La actriz estaba filmando la violenta X de Ti West en Nueva Zelanda cuando recibió el ofrecimiento para trabajar en Merlina, y debió atender a Burton con maquillaje sangriento en la cara al término de una truculenta sesión de rodaje.

“No sé que pasa con mi cara, pero todo el mundo le quiere arrojar sangre encima”, bromeó Ortega en una nota divulgada por Netflix. Y agregó: “Merlina es diferente a los personajes que actúo en el cine. Siempre soy la chica que comete la estúpida decisión de abrir la puerta y preguntar quién está ahí, mientras que Merlina es en cambio la que tiende la trampa y se va al patio a esperar que su víctima caiga en ella”.

Como si fuera poco, Ortega confiesa que desde chica la han tildado de Merlina. “La gente nunca se da cuenta de si estoy siendo seria o no. Mi sentido del humor es raro a veces y posiblemente muy tenebroso”, dijo.

Y completó: “Merlina parece un personaje de un solo tono. Pero hay muchos caminos que se pueden abordar con ella. Sumarle esas capas de inseguridad o cualidades internas que hacen a una adolescente fue verdaderamente estimulante. Especialmente con un personaje que nunca tuvimos la oportunidad de conocer del todo, porque ella ha sido siempre una chica reducida a lanzar una línea y a rematarla con algo gracioso. Resultó interesante explorar y descubrir su frustración e incertidumbre”.

Blanco y negro

No deja de ser curioso que Burton llegue a Los locos Addams recién después de largas décadas de trayectoria, ya que el serial televisivo de la década de 1960 y las tempranas tiras cómicas del dibujante Charles Addams que dieron origen a la franquicia influyeron en el imaginario del director.

Y es que el realizador de Ed Wood estuvo en principio por dirigir el filme que después hizo Sonnenfeld (y que Burton abandonó para hacer Batman vuelve), así como un proyecto en stop motion que jamás prosperó.

La invitación para colaborar en Merlina le llega a Burton mediante sus creadores, Alfred Gough y Miles Millar, que pensaron que el director les daría la negativa. Pero Burton leyó el guion y le gustó, y el estancamiento cinematográfico por la pandemia ofició de incentivo extra.

“Adoro al personaje, ella siempre fue la que me interesó más de toda la familia”, le dijo Burton al sitio Italy 24. Y cerró: “Yo podría haber sido ella, compartimos el mismo punto de vista blanco y negro de las cosas. Intenté vislumbrar cómo era ella en el colegio, cómo reaccionaba a su familia, a los profesores, a la terapia. Entiendo bien de estas cosas habiendo yo mismo sufrido de problemas de salud mental la mitad de mi vida: ella es siempre clara y directa, dice lo que piensa y siente. Esto obviamente le trae problemas con los demás, pero es una actitud de una fuerza sencilla y simbólica que me parece muy importante. Ella va a un colegio de marginados y se siente una marginada entre ellos. Eso me fascina”.

Para ver “Merlina”

Para ver. La primera temporada de Merlina está disponible en Netflix.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!