28/11/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

Plantas de interior: así tenés que cuidar tu rosario para que crezca impecable

Existen muchos motivos para que tengas plantas en tu casa: ayudan a purificar el aire que respirás, le dan vida y color a todos los rincones, transmiten calma y tranquilidad al conectarte con la naturaleza y, además, son muy decorativas.

Dentro de las más elegidas para adornar las habitaciones están las suculentas, que son muy fáciles de cuidar. A esa familia pertenece el rosario, también conocido como senecio (su nombre científico es Senecio rowleyanus) o collar de perlas, por sus hojas carnosas en forma de pelotitas.

El rosario se usa sobre todo como planta colgante. (Imagen ilustrativa Pixabay)

Originaria de Sudáfrica, se usa sobre todo como planta colgante, y resulta perfecta para interiores. También puede crecer en el exterior, pero con ciertas precauciones. Y es que, a pesar de ser una suculenta, tiene algunas pautas de cuidado que hay que saber para que esté impecable.

Leé también: Para inexpertos: estas son las plantas más fáciles de cuidar

Antes de conocerlas, otro dato para tener en cuenta es que puede resultar tóxica si se ingiere, por lo que hay que mantenerla alejada tanto de niños pequeños como de mascotas.

Cómo cuidar tu planta rosario

El rosario necesita de mucha luminosidad para crecer, pero siempre de forma indirecta o tamizada. Lo ideal, si está en interiores, es ubicarla junto a una ventana a la que no le dé el sol directo.

Es ideal para decorar cualquier habitación. (Imagen ilustrativa Pexels)
Es ideal para decorar cualquier habitación. (Imagen ilustrativa Pexels)

En cuanto a la temperatura, prefiere ambientes templados, de entre 16°C y 25°C. No tolera las bajas temperaturas (es sensible a las heladas) ni tampoco el calor excesivo. Tené cuidado también de no ubicarla cerca de calefactores o aires acondicionados.

Leé también: Las 5 plantas perfectas para habitaciones con poca luz

Otro punto importante a considerar es el riego: si bien necesita humedad, no tolera el exceso, porque acumula agua como cualquier otra suculenta. La pauta de riego debe ser moderada, de una vez por semana en los meses de calor, y más espaciada (cada 10 o 15 días) durante los de frío.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!