28/11/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

Sorpresiva reunión Llaryora-Macri eleva la tensión interna en Juntos por el Cambio

La reunión se produjo el jueves de la semana pasada, pero recién trascendió ayer después de una publicación realizada por Clarín. El intendente cordobés Martín Llaryora visitó al expresidente Mauricio Macri en sus oficinas de Vicente López, en Buenos Aires.

La conversación se extendió por casi dos horas, pero la ola expansiva del sorpresivo cónclave impacta por estas horas a la dirigencia de Juntos por el Cambio y genera tensión extra en momentos en que Rodrigo de Loredo desafía a Luis Juez por la postulación provincial.

Hasta ahora, todos los pronunciamientos de las figuras centrales de la oposición nacional que visitaron Córdoba en este año habían sido coincidentes respecto de la “finalización de ciclo” de Hacemos por Córdoba y una decida apuesta a arrebatarle el poder al peronismo tras 24 años de poder. En ese sentido hablaron el propio Macri, Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich y María Eugenia Vidal, entre los más destacados.

Sin embargo, este encuentro “inesperado” entre Macri y Llaryora genera un sacudón entre los opositores cordobeses y vuelve a encender alarmas que activan los fantasmas de reinstalación de un acuerdo tácito entre el macrismo y el peronismo de Córdoba, similar al que quedó evidenciado en los comicios provinciales de 2019.

La relación personal de Macri con el gobernador Juan Schiaretti excede la política y, aunque tuvo una pausa en su volumen en el último tiempo, el respeto y la confianza entre ambos perduran.

Consultados por La Voz, tanto en el entorno del cordobés como en el del fundador del PRO confirmaron el cónclave. El libreto oficial que de un lado y del otro se acordó comentar ante la filtración de una reunión que los actores acordaron se mantenga en reserva fue que “no se habló de dirigentes” cordobeses. Se insistió también en que no hubo mención a un posible entendimiento político.

“Martín justo volvió de los Estados Unidos y Macri se estaba yendo a Qatar, así que hablaron mucho del contexto internacional. Dialogaron de la complejidad del mundo y de las oportunidades que tiene la Argentina en ese contexto”, contó un allegado a Llaryora.

“Compartieron la visión que cada uno tiene de la situación nacional, pero no hablaron de candidaturas ni de dirigentes cordobeses”, plantearon cerca de Macri, en línea con la versión llaryorista.

La “ampliación” del PJ que quiere Llaryora

No es un secreto que Hacemos por Córdoba se propuso para el próximo proceso electoral ampliar el frente oficialista. Ese expansión, de la que hablan abiertamente Llaryora y los principales dirigentes del peronismo incluye la captación de dirigentes del PRO y del radicalismo.

La flamante candidatura provincial de De Loredo, sin embargo, plantea desafíos extras para esa estrategia de atracción del oficialismo. Pero donde sí parece haber lugar para algún tipo de corrimiento es entre la dirigencia del PRO. Hay sectores del partido que fundó Macri que dicen sentirse “ninguneados” por Juez.

Patricia Bullrich junto a Luis Juez y Rodrigo de Loredo en Córdoba. (Juntos por el Cambio)

Como se sabe, no todos los “amarillos” cordobeses acompañan la precandidatura provincial del senador, respaldada a nivel nacional por Rodríguez Larreta y Bullrich, pero rechazada por Macri.

El expresidente repite en privado y ante diversos interlocutores que Juez no tiene la capacidad de gobernar una provincia como Córdoba. Esos dichos enervan a Juez y a los suyos.

Macri, en cambio, trabaja personalmente en favor de la precandidatura de De Loredo y lo apuntala a través de Gustavo Santos, su dirigente de mayor confianza en Córdoba. El exministro de Turismo del macrismo está distanciado de Juez luego del conflictivo cierre de listas legislativas de 2021, y no duda en apoyar al radical en su enfrentamiento interno con el senador.

En el llaryorismo se jactan de haber sido respetuosos con Macri en no hacer pública la reunión. Pero al mismo tiempo celebran que el dato del encuentro haya trascendido. Todos en el oficialismo provincial saben que la cita privada que se hizo hiperpública es un activador de la siempre candente interna opositora.

De regreso de los Estados Unidos y antes de entrevistarse con Macri, Llaryora avisó al gobernador Schiaretti del encuentro. Y obtuvo vía libre.

En el Frente Cívico la reunión cayó pésimo. Hay voces ligadas a Juez que vinculan el encuentro a un supuesto entendimiento para que De Loredo termine siendo candidato a intendente en la Capital. En el entorno del diputado de Evolución aseguran no tener nada que ver con la reunión. Y en el macrismo apuntan al larretismo de haber filtrado la información de una conversación que los participantes convinieron era mejor que no saliera a la luz.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!