28/11/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

Dos años sin Diego Maradona: cómo fue su última visita a Nápoles, la ciudad que cambió gracias al Diez

Menos de un mes después de cumplir 60 años, se apagó la vida de

Donde iba Diego, había desbordes… El genio del fútbol generaba ese amor tan puro como avasallante, impulsivo, sin frenos. La ciudad se convulsionó con su llegada y él ayudó a que las aguas se agitaran aún más. ¿Cómo? Subiéndose al techo de una camioneta para saludar a los fanáticos y cantar con ellos en contra de la Juventus, por ejemplo.

En su última visita a Nápoles, Diego convulsionó a la ciudad

La ceremonia fue titulada “Efecto Maradona” y se llevó a cabo en la Plaza del Plebiscito ante unos 35 mil hinchas. Un impresionante operativo de seguridad evitó que se produjeran incidentes como consecuencia de la conmoción que Diego generaba en los napolitanos.

Áspero como siempre para tratar a sus enemigos, en aquella oportunidad Diego utilizó la ironía para dejarles un mensaje: “Gracias también a los que no querían que yo fuera ciudadano napolitano, porque así se demuestra que hay democracia y que siempre ganaremos los que hicimos algo por esta ciudad”, disparó fiel a su estilo.

Después de que De Magistris le entregara el documento de la ciudadanía y una medalla oficial de Nápoles, el astro agradeció y confesó que se sintió napolitano desde el primer día que llegó al club. También desde el primer día que arribó allí Diego empezó a transformar a la ciudad, que ya no fue la misma luego de su partida. Maradona cambió a Nápoles para siempre.

Nápoli, que nunca ganaba nada, gracias a Maradona se acostumbró a festejar.
Nápoli, que nunca ganaba nada, gracias a Maradona se acostumbró a festejar.

La locura de los tifossi llegó a su máximo punto cuando las pantallas proyectaron un video homenaje realizado por el director napolitano Paolo Sorrentino (ganador de un Oscar). La gente estalló al ver a Diego humillando en la cancha a los poderosos del norte, convirtiendo goles increíbles, haciendo gala de su talento y festejando con la emoción que solía hacerlo cada vez que llevaba al equipo a obtener un título.

Maradona cantó el himno de los tifossi junto con ellos: “Ho visto Maradona”

Mientras los hinchas cantaban “ho visto Maradona”, un verdadero himno de la afición napolitana dedicado al ídolo, Diego arengaba a la multitud, saltaba y gritaba como uno más. Esa identificación total, ese hacerles sentir que él fuera de la cancha era un tifossi más, resultó una de las claves de por qué el futbolista les llegó al corazón a esos enfervorizados hinchas.

Como también ocurría en cada evento del que tomaba parte el zurdo de Fiorito, había polémicas “colaterales”. En este caso se lo acusó de haber recibido mucho dinero para viajar a Nápoles y ser parte de la fiesta. El jugador lo negó con énfasis: “Juro por mi madre que a mí nadie me ha hablado de plata. Nadie. Cuando me propusieron la ciudadanía acepté de inmediato”.

Leé también: José Mourinho visitó el santuario dedicado a Diego Maradona en Nápoles: dejó flores y fue aplaudido

¿Por qué siempre hay que pedir dinero? Para mí, no es así. Quien pensó eso está mal de la cabeza, muy mal. Me gustaría estar cara a cara con el que dijo que me pagaron 450 mil euros por venir a esta fiesta para escupirle en la cara”, gritó el genio del fútbol mundial para responder a los ataques.

Lo cierto es que Nápoles volvió a conmoverse como en aquellas jornadas gloriosas en las que Diego saltaba a la cancha y lograba cosas imposibles. Como arrodillar a los poderosos del norte y ganar scudettos ante el poderoso Milan de Gullit, Van Basten y Rijkaard. O pegarle cachetazos a la intocable Juventus del poder económico. Diego, siempre Diego. Una religión para los napolitanos.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!