02/12/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

La FIFA prometió que el Mundial será carbono neutral: organizaciones ambientales dicen que es solo marketing

El Mundial de Qatar 2022 tiene varias particularidades: por primera vez se organizó en un país de Asia Occidental, se está jugando todo en la ciudad de Doha y también será carbono neutral. O al menos a eso se comprometió la FIFA. ¿Qué significa? Que todas las emisiones de gases efecto invernadero que se generen durante la preparación y realización del evento (incluidos los viajes de quienes asistan a la Copa del Mundo) serán compensadas con mecanismos para retener carbono.

Sin embargo, la organización Carbon Market Watch, que monitorea las emisiones, alertó que este anuncio podría ser más una estrategia de marketing ambiental (greenwashing) más que un verdadero compromiso con la lucha contra la crisis climática.

El presidente de la FIFA Gianni Infantino con la «green card» por el planeta. Foto: FIFA

En su reporte “Tarjeta amarilla para FIFA 202: el reclamo de neutralidad de carbono de la Copa del Mundo”, la organización no solo planteó puntos conflictivos sobre los mecanismos de compensación sino QUE también estimó que las emisiones que pronosticó la FIFA están por debajo del cálculo final.

“Sacá tarjeta verde”, el plan de sustentabilidad de la FIFA

Este año, la FIFA presentó el plan de sustentabilidad para llevar a cabo tanto en la organización como en la realización del evento. Allí se informó que la totalidad del Mundial generará 3,6 millones de toneladas de dióxido de carbono que se distribuirán entre viajes al evento (51,7%), hotelería y alojamiento (20,1%), construcción de 6 nuevos estadios (18%), construcción de un estadio desmontable (4,5%) y logística, comida, merchandising (5,7%) . Está ligeramente por encima de lo que genera Haití en todo un año (3,2).

En todo el reporte se enfatizó en que se priorizaron materiales de construcción sustentables (un estadio podrá incluso desarmarse), que se recuperará y reutilizará agua y que incluso se instaló para la ocasión un parque de paneles solares. También que una flota de 100 vehículos eléctricos se sumó al transporte dentro de Doha.

¿Cómo se compensarán las emisiones? Hay dos políticas centrales que se plantearon en el informe de la FIFA: la primera es la compra de bonos de carbono a la organización Gulf Carbon Trust, que fue creada por una empresa de capitales qataríes. Un bono de carbono es un certificado de reducción de emisiones a través de algún proyecto “verde”. Por ejemplo, una plantación de árboles. Ese certificado debería ser único y a modo de compensación por las emisiones de otra actividad. Es decir, si yo se emitieron 10 toneladas, pero se adquirió un bono de un proyecto que retuvo 10 toneladas de carbono hay una compensación.

La segunda medida para compensar es la instalación de 850 mil metros cuadrados de parque y espacios verdes en Qatar. Incluso hay una “nursery” de vegetación en el medio del desierto qatarí que se riega con agua recuperada de los drenajes y que está cultivando especies de árboles y arbustos para este proceso.

Una imagen aérea de la nursery de árboles de Qatar. Foto: Carbon Market Watch
Una imagen aérea de la nursery de árboles de Qatar. Foto: Carbon Market Watch

Números que no cierran

En su reporte, Carbon Market Watch (CMW) señaló que la afirmación de la FIFA sobre la carbono neutralidad del evento no es “un ejercicio inofensivo, sino que puede engañar a jugadores, fans, sponsors y al público y hacerles creer que este evento no va a tener ningún costo sobre el ambiente”.

De acuerdo a la ONU, para que el planeta no llegue a un punto crítico de calentamiento global de acá al 2030 no basta con compensar emisiones, sino que hay que reducirlas.

Según el documento de CMW no está correctamente calculado la cantidad de emisiones que se generarán durante todo el evento. Un punto central es el poco peso que se le atribuyó a la construcción de 7 nuevos estadios. Y también a la energía que demandará refrigerar con aire acondicionado los 64 partidos del mundial durante aproximadamente 4 horas cada uno. El 99% de la energía del país proviene de fuentes fósiles no renovables.

La “trampa” que detectó la organización es que el impacto ambiental de la construcción de estos estadios se dividió por la cantidad de años que estarán operativos (más de 60) y solo se computó el equivalente a los días que durará el mundial. ¿Cuál es el problema? Que estas canchas se construyeron especialmente para este evento y probablemente no sean necesarias en un país tan pequeño como Qatar. Incluso, su mantenimiento posterior seguirá generando daño ambiental que no está contemplado en la cuenta de la FIFA.

Sin este “prorrateo” de carbono, a Carbon Market Watch le da una suma de 1,6 millones de toneladas más de emisiones de dióxido carbono durante el Mundial que no se están contemplando.

Otro punto de duda son los mecanismos de compensación de emisiones. Primero, porque la organización Gulf Carbon Trust, que emitirá los bonos, está en sociedad con el estado qatarí. Y segundo porque tiene apenas un puñado de proyectos en su cartera que no alcanzarían a cubrir las necesidades de un evento como el Mundial.

Por último, el mecanismo de compensación y de retención de carbono a través de plantaciones de árboles y parques artificiales suena poco ejecutable en el largo plazo. Se trata de vegetación que deberá subsistir durante más de 100 años para que sea efectivo su efecto. Y deberá hacerlo en el desierto. Por más que se los riegue con un sistema de agua recuperada, es un gasto ilógico en un clima árido y de altas temperaturas.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!