08/12/2022

Mirando la Hidrovía

Noticias sobre la Hidrovía

Tres capillas magníficas, escondidas en las sierras cordobesas

Falta poco para que comience el verano y llega la temporada de vacaciones y escapadas de fines de semana. Por eso, Grupo Edisur te presenta tres capillas magníficas, escondidas en las sierras de Córdoba, para que vayas a conocerlas y disfrutar de lindos caminos y paisajes con amigos y familiares.

Capilla Santa Bárbara

A la vera del antiguo Camino de Los Riojanos, un ramal del histórico Camino Real, se encuentra la Capilla Santa Bárbara, una antigua expresión de fe construida a mediados del siglo XVIII, a pocos metros del casco de la estancia de la Pampa de Olaen.

Las tierras de Olaen estaban apenas pobladas por pequeñas comunidades de pueblos originarios, que muy pronto fueron encomendados y afectados, entre otras cosas, a la producción de algunas cementeras. Los terrenos pasaron por diferentes dueños, hasta la última década del siglo XVII, que fueron heredadas al doctor don Diego de Salguero y Cabrera, un cura, comerciante y estanciero cordobés.

Fue el párroco quien mandó a construir la pequeña y simple capilla, entre los años 1748 y 1756. Sobre una base de pastizales dorados, el edificio tiene una planta rectangular, la sacristía del lado de la epístola y en la fachada sur se encuentra una angosta escalera exterior para acceder al campanario, donde ya no están las campanas. La obra se completa con robustos contrafuertes, que simulan sostener la nave en sus caras norte y este.

La fachada es muy simple: en plano vertical y desprovista de ornamentos. Sólo destaca una estructura que sobresale por encima para formar el campanario, donde hay un original semicírculo con tres orificios. Una cruz de hierro forjado completa el conjunto.

La puerta de dos hojas es de madera y cuenta con un dintel en arco de medio punto. Los pisos son de mosaicos calcáreos, las paredes de piedra y ladrillos revocadas a la cal, y el techo es de chapas de zinc pintadas rojas, cubiertas por un cielorraso encalado interno.

El altar es muy simple y contiene la imagen de la Virgen de Santa Bárbara, patrona de los mineros y entronizada por los betlemitas que se hicieron cargo de la capilla. Actualmente, el edificio se conserva en excelente estado y es cita obligada para quienes visitan la zona. Está a sólo 20 kilómetros del centro de La Falda, en el corazón de la Pampa de Olaen y en el marco de paisajes naturales increíbles.

Capilla de San Plácido

Escondida en el faldeo de las Sierras Chicas, la Capilla de San Plácido se levanta como un monumento a la fusión perfecta de la simpleza y la sofisticación, que se caracteriza por su singular diseño arquitectónico que asemeja una mano humana señalando a su creador. La primera en el mundo en honor a su patrono, guarda los elementos utilizados por el Papa Juan Pablo II en su histórica visita a Córdoba en el año 1982.

El templo fue fundado el 5 de octubre de 1980 y tiene la particularidad de estar construido sobre un viejo tanque de agua australiano, que se puede observar desde una ventana en el piso. Esto le otorga distintos efectos, que lo vuelven único y atrapante.

El templo fue fundado el 5 de octubre de 1980 y tiene la particularidad de estar construido sobre un viejo tanque de agua australiano. (Córdoba Turismo)

Es obra de arquitectos italianos, brasileños y argentinos. En el interior del edificio, que tiene un claro estilo neogótico, se encuentra el altar mayor, sobre el que descansa una imagen de San Plácido construida en madera tallada a mano y dorado a la hoja, junto a sus pertenencias enviadas desde Italia.

Un importantísimo lugar de la iglesia está dedicado a la imagen de Cristo, frente a la cual oró el Papa Juan Pablo II en su visita pastoral a la provincia.

El piso es de mármol de carrara blanco y en el centro existe un gran cristal que deja ver cómo cae el agua en el tanque. El sonido y la iluminación hacen del templo un lugar único y majestuoso.

Capilla de Candonga

En el corazón de las Sierras Chicas, la Capilla de Candonga se erige como una verdadera reliquia arquitectónica, que esconde casi tres siglos de historia y en cuya construcción participaron artistas de pueblos originarios de la época.

Los documentos indican que se realizó entre 1720, año en el que se compraron los terrenos; y 1762, número grabado en una campana, hoy inexistente en el campanario del templo.

Don José Moyano Oscáriz encomendó la edificación para que funcionara como oratorio en su Estancia Santa Gertrudis, desde donde se enviaban mulas al Alto Perú. De hecho, la palabra Candonga significa “mula de tiro”.

La Capilla de Candonga se erige como una verdadera reliquia arquitectónica, que esconde casi tres siglos de historia. (Wikipedia)

La construcción se compone de una pequeña nave y la sacristía, todo cubierto con bóveda de medio punto, formando un arco que abriga la portada misma. En el altar principal se venera a la Virgen del Rosario. El trabajo a cuchillo de la baranda del comulgatorio y detalles de la imagen prueban la intervención de artistas originarios en la decoración del templo.

La Capilla de Candonga es uno de los mayores exponentes de la arquitectura colonial en Córdoba, por su originalidad y belleza de líneas arquitectónicas. Sus viejos muros descansan en un ambiente de serenidad, en la soledad de la montaña. En el año 1941, fue declarada Monumento Histórico Nacional.

#DatoEdisur: Tres rutas con paisajes que enamoran en Córdoba.

Ir a la fuente

close

Suscribite a nuestro boletín informativo diario. Completamente GRATUITO.

¡No enviamos spam!