Saltar al contenido
Inicio » Cuál es el peor pecado que se castiga en el infierno

Cuál es el peor pecado que se castiga en el infierno

    Dante Alighieri en «La Divina Comedia» pone a los traidores en el último círculo del infierno por estimar la traición el peor pecado de todos. El fundamento es que, en contraste a otro género de delitos, para mentir primero hay que ganarse la seguridad y el cariño de la víctima.

    Autumn Darkness Comes de Helge Krabye en Public Domain (mod. 1200x550px)

    «El pecado es violar la ley ”, de esta forma afirma la Biblia en 1 Juan 3:4, naturalmente, tiene relación a la ley de Dios, los diez mandamientos. (Leer mucho más sobre ¿Qué es el pecado?). Bueno, podríamos flexibilizar estos diez mandamientos para colocarlos en su favor y quedar exentos de culpa, pero con eso solo nos estaríamos engañando a nosotros, por el hecho de que la ley de Dios es estable y santa. Pero, charlemos un tanto del pecado antes de llegar a nuestro tema, que sería: el peor pecado o, en otras expresiones, el pecado por el que un individuo va a ser sentenciada en el infierno. Lea hasta el desenlace del producto para no hacerse un concepto equivocada sobre el tema que deseamos tratar.

    6 – Ser transformado en un árbol y después ser útil como alimento.

    Si te suicidaste en el planeta del Infierno de Dante, tus inconvenientes, lejos de iniciar, estaban por comenzar. En el anillo medio del Séptimo Círculo, la gente que pecaron al quitarse la vida no solamente se transformaron en árboles espinosos que podían sentir todo el mal, sino asimismo servían como alimento incesante para las harpías.

    Purgatorio

    El Purgatorio es una gran montaña construída tras la caída de Lucifer, y en su cima está el Edén, donde habitan las ánimas de los bienaventurados. Muestra una composición de 7 días en los que las ánimas aún no están listas para entrar al Paraíso, se purifican con sus errores relacionados con los 7 vicios capitales y siempre y en todo momento siguiendo la ley del contraataque. Una vez pagada la pena, el alma se sumerge en 2 ríos: el Lethe, que suprime la memoria del pecado, y el Eunoe, que vuelve a construir la memoria del bien hecho. En este punto, el alma puede entrar al Edén.

    El Paraíso es un planeta etéreo compuesto por 9 cielos, todos incluidos en el Imperio, al que Virgilio (que representa la Razón) no puede entrar, con lo que Dante va acompañado de Beatrice (Fe), cuya sonrisa va a ser poco a poco más mucho más resplandeciente conforme se eleva hacia la Trinidad. Pero Dante redacta que es imposible detallar con expresiones lo que ve, en el momento en que se muestra frente Dios, puesto que sobrepasa la imaginación humana, pero comprende que el cariño es el mecanismo de todo el mundo y de la vida y está situado en un círculo divino especial. movimienot.

    Infierno en Marcos

    Marcos 9:42-48 es un pasaje afín a Mateo 18:6-9, y cuenta que Jesús enseñó que el infierno es peor castigo por el pecado que la desaparición y la tierra. Padecimiento de muerte. El infierno es la exclusión del Reino de Dios, el resultado del juicio activo de Dios contra el pecado y un espacio de padecimiento eterno.

    En Lucas 13:1-5, Jesús hace referencia al infierno como un castigo para los que no se arrepienten, y los que están en el infierno son retratados como muriendo. En Lucas 16:19-31, Jesús nos llama a ser espléndidos con los pobres, proclamando que la justicia contra los desalmados opresores predominará en el juicio venidero. El castigo está marcado por el padecimiento, el tormento, el fuego, la agonía, la exclusión del cielo y la irrevocabilidad.

    El infierno en Hebreos

    2 pasajes en Hebreos charlan precisamente de un juicio futuro. Hebreos 6:1-3 hace referencia al castigo futuro de los impíos como «juicio eterno» (6:2), que es una «doctrina elemental» de la fe. Hebreos diez:27-30 detalla este juicio como horrible y horrible y como un fuego furioso que consumirá a los contrincantes de Dios. Asimismo enseña que el infierno viene de Dios como castigo, juicio y remuneración.

    La carta de Santiago detalla el castigo futuro eminentemente en concepto de destrucción, muerte, justicia y padecimiento. Particularmente, los opresores se mustian y son destrozados (1:11); el pecado trae la desaparición (1:15; ver 5:20); y Dios es el Legislador y Juez, poderoso para socorrer y eliminar (4:12). Santiago enseña que los opresores del pueblo de Dios meritan ser seriamente castigados. Este padecimiento justo es seguro y severo, y se representa gráficamente como miserias, carne consumida por el fuego y un día de matanza.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *