Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Cu√°l es la ciudad maldita por Dios

Cu√°l es la ciudad maldita por Dios

    Cana√°n, vieja zona del Pr√≥ximo Oriente ubicada entre el mar Mediterr√°neo y el r√≠o Jord√°n en el a√Īo 3000 a.C., entend√≠a lo que el d√≠a de hoy es una parte de Siria, L√≠bano, Jordania, Israel y Palestina, con la Franja de Gaza y Occidente Banco.

    Los descubrimientos arqueológicos despiertan una enorme curiosidad entre los investigadores de la Santa Biblia, en tanto que en la academia se conoce que las Escrituras brindan enorme información sobre el planeta viejo, dando permiso conocer sitios como la vieja localidad de Betsaida, por servirnos de un ejemplo. el día de hoy.

    El instructor Rami Arav de la Facultad de Nebraska, que trabajó en el lugar arqueológico popular como Et-Tell a lo largo de décadas, afirma que está claro que el ubicación de todos modos cubre la zona donde una vez existió Betsaida.

    La Certeza Eficaz de la Palabra de Dios.

    Ni una jota ni una tilde de esta maldici√≥n fall√≥ (Josu√© 24:14-15). Abiram, el mayor, y Segub, el menor, los dos fallecieron, uno puso los cimientos, el otro puso las puertas de la regi√≥n. ‚ÄúCierto es el testimonio de Jehov√°‚Ķ‚ÄĚ (Salmo 19:7b). La realidad ha dicho: ‚ÄúEl cielo y la tierra van a pasar, pero mis expresiones jam√°s van a pasar‚ÄĚ (Mateo 24:35). Su Padre ha dicho: ¬ęNo me voy a olvidar de mi pacto, ni cambiar√© las expresiones de mis labios¬Ľ (Salmo 89:34). Tenemos la posibilidad de confiar en este suceso:

    Dios no es hombre a fin de que enga√Īe, ni hijo de hombre a fin de que se arrepienta. √Čl ha dicho, y no har√°? ¬ŅMencion√≥, y no ejecutar√°? (N√ļmeros 23:19).

    NO√Č Y LA TIERRA

    Conque la labor de Noé era traer reposo a la tierra. Y, en parte, lo logró. Este reposo halla su origen en la felicidad de Dios (Gn 6,8). El instrumento era un hombre justo y recto que paseaba con Dios (Gn 6,9). El procedimiento fue la fe obediente (Hebreos 11:7). Dios devolvió la tierra a su condición previo en el tercer día de la creación. Nuevamente cubrió toda la tierra con agua para realizar una segunda creación con un segundo agente, o Adán (hombre; Gen 8:13). En el momento en que la tierra se secó (Gn 8,13), el ámbito corresponde de forma directa a Génesis 1,9-12. De esta forma Noé recibe exactamente la misma comisión de ocupar la tierra (Gn 9,1; equiparar con Gn 1,28). Es un nuevo comienzo.

    Babel como anti-santuario

    ¬ŅJeric√≥ merec√≠a la destrucci√≥n?

    La historia b√≠blica de la ca√≠da de Jeric√≥ en Josu√© 6 no da ninguna explicaci√≥n o justificaci√≥n para el saqueo de la regi√≥n y la matanza de todos menos un pu√Īado de sus pobladores. Jeric√≥ era la localidad mucho m√°s oriental al norte del Mar Fallecido y, supuestamente, solo por su geograf√≠a, fue la primera de docenas de pueblos y aldeas, presumiblemente poblados por semitas del nordoeste √©tnicamente cananeos, en caer frente a los israelitas en el momento en que conquistaron la zona. . Conquistaron la zona. El art√≠culo no supone que Jeric√≥ o cualquier otra localidad ¬ęmerecieran¬Ľ destrucci√≥n o que Jeric√≥ fuera mucho m√°s inmoral que otras ciudades cananeas. Exactamente la misma con toda la campa√Īa, la destrucci√≥n de Jeric√≥ semeja ser sencillamente la consecuencia del orden de Dios a los israelitas de despedir a los cananeos y exterminar a todos y cada uno de los que quedaban (Josu√© 1:1-9). Jeric√≥ fue sencillamente el primero en el mapa.

    Por causas explicadas en otra secci√≥n, la maldici√≥n de Josu√© (v. 26) sobre el constructor de la regi√≥n es incidental a la narraci√≥n de la destrucci√≥n de Jeric√≥. Sencillamente se a√Īade en el final de la historia sin explicaci√≥n ni relaci√≥n directa con la narraci√≥n. Cabe apuntar que Josu√© no prohibi√≥ la reconstrucci√≥n de la regi√≥n ni maldijo a los cananeos en la localidad. Resulta que la maldici√≥n se ¬ęcumpli√≥¬Ľ en un israelita sin fundamento aparente, unos 300 a√Īos despu√©s en la historia (1 Reyes 16:34).

    ¬°Se va a caer, se va a caer!

    Este viejo reino hacía alarde de sus murallas, prácticamente insuperables. Ahí es donde atacaron:

    ‚ÄúGritad a su alrededor contra ella; rendido; sus cimientos han ca√≠do, sus muros fueron derruidos, pues es venganza de Jehov√°. Vengarse de ella; haced con ella como ella logr√≥‚ÄĚ Jerem√≠as 50:15.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *