Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Cu√°les son las cosas que nos alejan de Dios

Cu√°les son las cosas que nos alejan de Dios

    5:20 idolatr√≠as, hechicer√≠as, enemistades, litigios, celos, iras, batallas, disensiones, herej√≠as, 5:21 envidias, asesinatos, borracheras, org√≠as, y cosas semejantes a estas; de lo que les advierto, como les dije antes, que los que practican semejantes cosas no heredar√°n el reino de Dios.‚ÄĚ

    La Biblia nos ense√Īa que Dios es el constructor de todas y cada una de las cosas que hay en los cielos , en el mar, en la tierra y en todo el cosmos.Todo fue desarrollado con el poder de su palabra y todo se mantiene con su intenci√≥n.

    Las inmensas luminarias: la luna y el sol, son producto de esta creaci√≥n: ¬ęEntonces ha dicho Dios: Haya ases en la expansi√≥n de los cielos para dividir el d√≠a de la noche; y que sirvan de se√Īales para las estaciones, para los d√≠as y los a√Īos.

    ¬ŅDe qu√© forma s√© si me estoy distanciando de Dios?

    Ciertas se√Īales de que te andas distanciando de Dios tienen la posibilidad de ser que sientes menos inter√©s por las cosas espirituales o que andas cayendo reiteradamente en exactamente el mismo pecado y no deseas abandonarlo

    .

    Asimismo es posible que est√©s sustituyendo la prioridad que le diste en ciertos a√Īos de tu vida singularmente a Dios por cosas seculares.

    No consumas m√ļsica que construye

    Como afirma Sara, o sea se√Īal de que te andas distanciando de Dios. La m√ļsica es primordial, tanto que juega un papel fundamental en el reino de Dios. El pueblo de Israel entr√≥ en la guerra con enorme √©xito. La utilizaci√≥n de instrumentos en la Biblia es mucho m√°s que visible en toda la Biblia. C√°nticos es el libro mucho m√°s largo de la biblia y es una colecci√≥n de canciones (eso o sea bastante, ¬Ņno?).

    La Biblia cuenta la historia que en el momento en que David tocaba, el esp√≠ritu malvado que torturaba a Sa√ļl sali√≥ (ver 1 Samuel 16:14-23). De ah√≠ que no tenemos la posibilidad de dejarnos contaminar por m√ļsica que no construye nuestra vida espiritual, disfrutar con Dios es lo que nos llena de ver√≠dica alegr√≠a.

    ¬ŅCu√°les son las cosas que nos distancian de Dios?

    Las cosas que nos distancian de Dios tienen la posibilidad de cambiar seg√ļn la religi√≥n, pero por norma general tienen dentro el ego√≠smo, el orgullo, la avaricia y el pecado. El ego√≠smo nos distancia de Dios pues nos hace meditar que somos el centro del cosmos y que no requerimos a absolutamente nadie mucho m√°s, incluido Dios. El orgullo nos distancia de Dios pues nos hace ver nuestras pretensiones sobre las del resto, aun de Dios. La avaricia nos distancia de Dios pues nos encontramos mucho m√°s preocupados por los recursos materiales de este planeta que por el Reino de Dios. Y el pecado nos distancia de Dios por el hecho de que nos separa de su felicidad y nos hace dignos de su castigo.

    Lo que mucho más nos distancia de Dios es nuestro egoísmo. Somos egocéntricos y llenos de orgullo. Solo nos preocupamos por nosotros y nuestras pretensiones. Creemos que somos lo más esencial y que Dios debe llevar a cabo lo que deseamos. No nos encontramos prestos a realizar sacrificios ni a proseguir tus órdenes. No tenemos ganas aceptar que somos pecadores y que requerimos tu perdón. Nos distanciamos de Dios en el momento en que habitamos pecado. No nos encontramos prestos a arrepentirnos de nuestros errores y cambiar nuestra forma de vida. Asimismo nos distanciamos de Dios en el momento en que no le ofrecemos relevancia en nuestra vida. No leemos su Palabra, no oramos, no le ofrecemos gracias y no lo procuramos en todo cuanto hacemos. Vivimos tal y como si él no tenga existencia.

    Isaías cap. 29:13 afirma:

    Por consiguiente afirma Jehov√°: Por el hecho de que este pueblo con su boca se aproxima a m√≠, y con sus labios me honran, pero su coraz√≥n est√° lejos de m√≠, y su miedo de m√≠ es nada. mucho m√°s que un mandamiento de hombres que les fue ense√Īado.

    Este vers√≠culo ense√Īa que hab√≠a gente distanciada de Dios, si bien con sus labios profesaban honra y gloria.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *