Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Qu√© debemos hacer para no caer en el pecado

Qué debemos hacer para no caer en el pecado

    Arrepentimiento y Expiaci√≥n El arrepentimiento da fuerza y ‚Äč‚Äčuna exclusiva actitud hacia Dios, hacia uno mismo y hacia la vida por norma general. Mediante esa fortaleza, puedes alejarte del pecado y poner tu coraz√≥n y tu intenci√≥n on line con el plan que Dios tiene para ti.

    Mira estas cinco sugerencias de Pastoral Juvenil para no caer en pecado. Este puede ser un √≥ptimo recurso para comunicar con los chicos. Puede preguntarles qu√© op√≠nan de estos consejos y qu√© podr√≠a asistirlos en su historia d√≠a tras d√≠a para proseguir a Jes√ļs.

    Conclusión

    En esta publicaci√≥n, examinamos m√ļltiples formas en las que tenemos la posibilidad de eludir el pecado seg√ļn lo que ense√Īa la Biblia. Vimos de qu√© forma comprender y proseguir los mandamientos de Dios, buscar la asistencia del Esp√≠ritu Beato, soliciar perd√≥n, vivir en comuni√≥n con otros cristianos y meditar en la palabra de Dios son fundamentales para eludir el pecado y vivir una vida santa.

    Es esencial apuntar que más allá de que estas son herramientas valiosas para eludir el pecado, ninguna de ellas es bastante por sí misma. La felicidad de Dios es fundamental para nuestra salvación y nuestra aptitud de vivir una vida santa. Sin ella, no podríamos eludir el pecado y lograr la santidad. No obstante, con su asistencia, tenemos la posibilidad de vencer el pecado y vivir una vida interesante a Dios.

    Qué debemos llevar a cabo para no caer en tentación

    Jes√ļs nos ense√Ī√≥ que debemos rezar para no caer en tentaci√≥n. En Mateo 6:13, √©l mismo nos comunica: ‚ÄúY no nos dejes caer en tentaci√≥n, mas l√≠branos del malvado‚ÄĚ. Debemos buscar la asistencia de Dios para no caer en las trampas del enemigo. Satan√°s busca formas de enga√Īarnos y hacernos caer, pero Dios nos va a dar fuerza y ‚Äč‚Äčpoder para soportar.

    En Santiago 1:12-15, nos comunica que debemos guardarnos de la tentación, por el hecho de que si no contamos precaución, vamos a caer. Tenemos la posibilidad de rezar a fin de que Dios nos libere de la tentación, y asimismo debemos soportar activamente la tentación, sin ofrecerle un espacio en nuestras vidas. Debemos soliciar contribuye a Dios, y asimismo debemos llevar a cabo nuestra parte para no caer en la tentación.

    Piensa: ‚ÄúNecesito confesar mi pecado‚ÄĚ en vez de ‚ÄúNecesito esconder mi pecado‚ÄĚ.

    Nuestra naturaleza pecaminosa desea esconder nuestros errores para eludir la verg√ľenza de ser descubiertos. Dios desea lo opuesto: la confesi√≥n del pecado, algo opuesto a nuestra naturaleza pecaminosa. La confesi√≥n saca el pecado de las tinieblas a la luz y quita su poder, trayendo sanidad (Santiago 5:16). En vez de tener miedo la confesi√≥n, deja que te recuerde la felicidad de Dios dada en la cruz. A quienes verdaderamente detestan sus errores les gusta mucho confesarlos, por el hecho de que la confesi√≥n es un canal de restauraci√≥n dado por Dios (ver Salmo 32:1-2; 1 Juan 1:9).

    ‚ÄúPor el hecho de que si viv√≠s de conformidad con la carne, deber√©is fallecer; pero si por el Esp√≠ritu hac√©is fallecer las proyectos de la carne, vivir√©is‚ÄĚ. (Romanos 8:13 LBLA, √©nfasis m√≠o)

    Por qu√© raz√≥n debemos confesarnos: El pecado pausa nuestra comuni√≥n con el Se√Īor

    Nuestro Dios es un Dios de amor, pero asimismo es beato y justo . Dios no acepta el pecado, con lo que los errores que cometemos crean una barrera entre nosotros y √Čl y tambi√©n interrumpen nuestra comuni√≥n con √Čl.

    Podemos consultar esto aun en nuestras relaciones humanas. Supón que ofendiste a tu amigo al decir expresiones humillantes y jamás te disculpaste. Los dos sienten que hay una separación entre ustedes, pero hasta el momento en que aclaren las cosas disculpándose, sencillamente no tienen la posibilidad de sentirse cómodos en la presencia del otro.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *