Saltar al contenido
Inicio » Qué dice Efesios 4 23

Qué dice Efesios 4 23

    23 y renovaos en el espĂ­ritu de vuestra cabeza, 24 y vestĂ­os del nuevo hombre, desarrollado segĂșn Dios, en la justicia y santidad de la realidad. 25 Por consiguiente, desechando la patraña, cada uno de ellos hable con la realidad a su prĂłjimo, por el hecho de que somos integrantes los unos de los otros.

    “En lo que se refiere a vuestra vida previo, despojaos del hombre viejo, que se corrompe segĂșn los deseos ilusorios, y renovaos en el espĂ­ritu de vuestra cabeza y vestĂ­os del hombre nuevo, desarrollado segĂșn Dios en justicia y santidad de la realidad.”

    Como seguidores de Cristo debemos comprender que hemos fallecido al hombre viejo y que hemos crucificado nuestra carne con sus pasiones y deseos, y que en este momento asimismo somos libres de todo pecado y de toda condenaciĂłn. En la fe, debemos opinar en Ă©l y trabajar todos y cada uno de los dĂ­as para conseguirlo.

    ¿De qué manera aceptar si tu pastor es un apóstata?

    El versículo 23 afirma: «Mås que nada, conservad, ya que, la amabilidad, el aprecio fraternal y la paz que hay en Cristo». Este versículo nos advierte que debemos ser firmes en nuestra fe, singularmente en tiempos realmente difíciles. Es primordial tomar en consideración que la amabilidad, el cariño y la paz son emanaciones del mismo Dios y escenciales para una vida cristiana plena. Debemos buscar estar en paz con todos, en especial con los hermanos fieles, y buscar ser compasivos y cariñosos con todos, por el hecho de que todos nos encontramos hechos del mismo Constructor.

    El cristianismo enseña que el hombre se constituye de tres partes: el cuerpo, el alma y el espĂ­ritu. La Biblia afirma que el espĂ­ritu es lo que da vida al hombre (Juan 6:63). La cabeza es parte del alma, y ​​el alma y el espĂ­ritu son lo que nos hace humanos. La cabeza es lo que nos deja meditar, sentir y escoger. El alma es lo que nos proporciona la vida eterna. El espĂ­ritu es lo que nos conecta con Dios.

    1 Corintios 2:16 nos comunica “Pues ÂżquiĂ©n conociĂł la cabeza del Señor? ÂżQuiĂ©n te instruirĂĄ? Pero disponemos la cabeza de Cristo”

    Esto quiere decir que debemos intentar meditar y tener la cabeza de Cristo, podrías leer esto y decir, “esto es realmente difícil, no estoy cerca de meditar como Él ”.

    Bueno, si es de este modo, permĂ­teme decirte que Pablo en sus cartas nos ofrece normas visibles para actualizar nuestros pensamientos, venimos con una herencia pecaminosa de AdĂĄn.

    Deja una respuesta

    Tu direcciĂłn de correo electrĂłnico no serĂĄ publicada. Los campos obligatorios estĂĄn marcados con *