Saltar al contenido

Qué dice el Salmo 40 1

    1 Pacientemente aguard√© a Jehov√°, y √©l se inclin√≥ hacia m√≠ y escuch√≥ mi lamento. 2 Y me sac√≥ del pozo turbulento, del lodo cenagoso; y √©l puso mis pies sobre una roca y enderez√≥ mis pasos. 3 Y puso en mi boca c√°ntico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Varios van a ver esto y temer√°n, y confiar√°n en el Se√Īor.

    P. Pedro Arcos S√°nchez

    El salmo 40 pertence a los √ļltimos c√°nticos mesi√°nicos, y tiene por nombre de esta manera pues se relata en el Nuevo Testamento pues muestra signos claros para la identificaci√≥n del Mes√≠as.

    Comentario:

    El salmista empieza el Salmo 40 declarando su fe y reconociendo la atenci√≥n que el Se√Īor exhibe a su relaci√≥n; en el final del vers√≠culo 1 comunica que Dios escuch√≥ su lamento, revelando su interacci√≥n.

    Pero es esencial apuntar que la escucha de Dios viene tras una actitud de sumisión y dependencia del servidor; ¡No tenemos la posibilidad de mencionarle a Dios cuándo, de qué forma y cuánto debe accionar por nosotros!

    Salmo 40:1-2 ‚Äď La bendici√≥n de aguardar en Dios

    Aguardar las bendiciones o respuestas de Dios puede no ser simple, pero siempre y en todo momento va a ser la mejor forma. Además de esto, muchas son las oportunidades en que, como humanos, abandonamos el sendero acertado por desesperación y falta de paciencia.

    El Salmo 40:1-2 nos ofrece una imagen clara de la experiencia vivificante de aguardar en Dios. David, desde su historia a la vera de Dios nos sugiere ir a llevar a cabo lo que √Čl logr√≥. Esto no es para ofrecer un caso de muestra eficaz, sino m√°s bien para hacernos acordar que Dios siempre y en todo momento es leal y est√° ya listo para bendecirnos.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *