Saltar al contenido
Inicio » Qué dice Nietzsche sobre el destino

Qué dice Nietzsche sobre el destino

    Nuestro destino ejercita su predominaciĂłn sobre nosotros aun en el momento en que aĂșn no conocemos su naturaleza; nuestro futuro dicta las leyes de nuestro presente.” Nietzsche (1844-1900) dixit.

    Comunmente, en la crĂłnica de las ideas es comĂșn que se confunda creador y obra, que la biografĂ­a intervenga con la impresiĂłn que contamos. tenemos la posibilidad de tener del trabajo efectuado y ahĂ­ asimismo contamos un concepto equivocada tanto de la vida como del corpus.

    Entre los varios ejemplos que se podrĂ­an refererir sobre esto, quizĂĄs entre los mucho mĂĄs populares y alcanzables para bastantes es el de Friedrich Nietzsche, pensador que lo podemos encontrar bajo distintas contrariedades durante la historia segĂșn la lectura que se le dĂ© a su legado, de esta manera, por poner un ejemplo, lo podemos encontrar tanto como melĂłmano como insuperable detractor de la mĂșsica, como una suerte de ideĂłlogo avant la lettre do nazi, como heredero del pesimismo de Schopenhauer y asimismo como el nihilista absoluto que, por consiguiente, Ă©l mismo inspirĂł en parte la iniciativa del absurdo de la presencia de Camus, etcĂ©tera.

    QUÉ ES EL NIHILISMO? (tixagb _2)

    Entre los puntos importantes de la filosofĂ­a de Friedrich Nietzsche es el tĂ©rmino de “nihilismo” (del latĂ­n “nihil”, la nada).

    El nihilismo es consecuencia de lo que el pensador alemán llama “La desaparición de Dios”: ese instante en el que el hombre deja todas y cada una de las opiniones que dan sentido y propósito a su vida.

    ÂżQuĂ© comprende Nietzsche por “felicidad” en su obra Aurora (1879-?)

    Para Nietzsche, la alegrĂ­a (generalmente entendida) es un sendero inventado por quienes engañan y que se nos impone la alegrĂ­a no es algo de afuera, algo que se revela fuera del hombre (mujer), no es un orden, puede ser, en determinados casos, Ășnicamente una recomendaciĂłn, que es dependiente de nuestra intenciĂłn de cumplir o no, pero jamĂĄs una regla

    Estas direcciones ajenas, apunta Nietzsche, van por norma general en oposiciĂłn a la alegrĂ­a individual, tal es asĂ­ que «las reglas que se los conoce como «morales» estĂĄn, en honor a la verdad, dirigidas contra el sujeto y no tienden, en ningĂșn caso, a su felicidad». La alegrĂ­a es viable en el momento en que aparece de las propias leyes del sujeto, y va a ser proporcional a «su tamaño». Los que prosiguen la doctrina de la alegrĂ­a y la virtud y no sus leyes) van a tener la alegrĂ­a pequeña dada y al reves.

    Deja una respuesta

    Tu direcciĂłn de correo electrĂłnico no serĂĄ publicada. Los campos obligatorios estĂĄn marcados con *